Finanzas

La guerra comercial pone en jaque a las bolsas mundiales.

Las reuniones de bancos centrales de esta semana han pasado prácticamente desapercibidas en las bolsas mundiales. El mercado tenía descontado la subida de tipos del Banco de Inglaterra y la negativa a mover ficha del Banco Central Europeo y la Reserva Federal estadounidense.

Lo que sí trae de cabeza a los inversores es la guerra comercial, cada vez más desafiante, entre Estados Unidos y China. Tras ‘firmar la paz’ con Europa en la reunión la semana pasada con Jean-Claude Juncker en la Casa Blanca, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha puesto a China en su punto de mira.

Ayer, Trump confirmó lo que ya se rumoreaba en el mercado: EE.UU. aumentará del 10% al 25% las tarifas arancelarias para importaciones de bienes chinos (en aproximadamente 200.000 millones de dólares). Los intentos de dialogo comercial por tanto se desvanecen, después de que esta semana varias noticias en la prensa internacional sobre un acercamiento calmaran tímidamente a los mercados.

Pero China no se va a quedar de brazos cruzados. El portavoz de la Cancillería del gigante asiático, Geng Shuang, respondió ayer a EE.UU. en una rueda de prensa que planea implementar contramedidas en caso de que los impuestos a la importación de mercancías chinas continúen aumentando.

Estas tensiones han supuesto un jarro de agua fría para los principales índices. “Las Bolsas europeas cerraron ayer en negativo en una sesión en la que fueron de más a menos y en la que la preocupación sobre una escalada en la tensión comercial entre EE.UU. y China acabó pesando más en el ánimo de los inversores que las buenas cifras de resultados publicadas por algunas compañías”, comentan en Link Securities.

Los temores a la guerra comercial también han impactado en los mercados asiáticos, con caídas en sus principales bolsas. Por su parte, los índices bursátiles estadounidenses cerraron de forma mixta, con el Dow Jones ligeramente en negativo, el Nasdaq en positivo y el S&P 500prácticamente plano.

Sergio Ávila, analista de IG, señala que, “como viene siendo habitual, cuando tenemos noticias de la guerra comercial, los mercados más afectados suelen ser los asiáticos y los europeos, aunque parezca mentira, los mercados americanos son los que mejor aguantan por las recompras de acciones propias que hacen las empresas después de reportar resultados”.

Atentos a lo que viene…

“A pesar de que estas amenazas parecen una estrategia para forzar a China a negociar, el riesgo de proteccionismo está lastrando a los sectores industriales y de materias primas”, afirman los analistas deBankinter (MC:BKT).

El mercado de divisas también se ha visto tocado por las tensiones comerciales. “Los mercados de divisas siguen buscando una orientación clara, sin saber si es mejor continuar el flujo hacia el dólar como valor refugio o si tener más en cuenta los nuevos riesgos a los que se enfrenta la economía estadounidense a la hora de cotizar en dólares”, estima Ranko Berich, Head of Market Analysis de Monex Europe.

Estados Unidos, por su parte, seguiría adelante con sus planes sobre política económica. Ronald Temple, Co-responsable de Multi-Asset y responsable de renta variable americana de Lazard (NYSE:LAZ) Asset Management, asegura que “el paso hacia el proteccionismo es una amenaza material para las ganancias corporativas y la economía, pero aun así pensamos que es poco probable que el plan de la Fed cambie“.

Ante este escenario, desde Link Securities alertan sobre lo que viene: “Las tensiones comerciales seguirán presentes en el escenario bursátil. La subida desde el 10% hasta el 25% en las tarifas propuestas intentaría compensar la devaluación del 6% que ha sufrido el yuan frente al dólar en los dos últimos meses”.

En Fidelity se muestran más duros: “La guerra comercial entre EE.UU. y China está pasando de las palabras a los hechos, y sigue agravándose. Al principio, los actores del mercado mantenían su optimismo cuando se negociaban las primeras rondas. Los primeros anuncios se cancelaron y pocos inversores esperaban los acontecimientos que siguieron. China ya está experimentando una desaceleración cíclica y eso solo hace que acentuar su vulnerabilidad actual”.

“Hemos disfrutado de un entorno de libre comercio durante muchas décadas y la noción de aplicar aranceles y frenar el comercio mundial empuja a las empresas a apostar por la producción nacional frente a las opciones de más bajo coste. Estas ineficiencias ponen ‘arena’ en la maquinaria económica”, añaden estos expertos.

Desde ActivTrades se suman a la opinión de prácticamente el 100% de los analistas: “El mercado ha estado muy confiado y no ha tomado en cuenta las verdaderas consecuencias que podría generar una guerra comercial a gran escala”.
Fuente: Investing

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s