Peru, Venezuela

“No hay duda de que en Perú hay chavistas infiltrados”.

El político venezolano Óscar Pérez (50), que llegó a Perú hace ocho años tras ser perseguido por el gobierno de Nicolás Maduro, preside en el país latinoamericano la ONG Unión Venezolana en Perú y es una voz autorizada para responder las acusaciones del presidente de Venezuela, quien la noche del martes dijo que los venezolanos que migraron a dicho Estado se toparon con racismo, desprecio, persecución económica y esclavismo.

Las palabras de Maduro fueron pronunciadas luego de que un grupo de casi 100 venezolanos regresara a su país porque, según ellos, no soportaban las condiciones laborales en Perú. Muchos de ellos dijeron estar arrepentidos de haber huido de Venezuela.

Perez dice que todo se trataría de una estrategia con la intención de “desacreditar a la diáspora venezolana, al gobierno peruano y a la solidaridad que nos han dado en este país”.

¿Qué opina sobre el grupo de venezolanos que regresó a su país?

Yo no dudo de que algunos de los venezolanos que han regresado al país en este grupo fueron sorprendidos en su buena fe. Ellos estuvieron agobiados y llegaron a ceder por lo que emocionalmente representa estar fuera de casa. También estoy convencido de que otra parte de ese grupo son simpatizantes de Nicolás Maduro, algunos han venido solo a perturbar el normal desarrollo de los venezolanos en este país. Buena parte de los que se fueron en ese avión forman parte de ese plan perverso que dirige Maduro.

¿Cómo quienes no son chavistas decidieron viajar junto a chavistas?

Por la carga emocional y porque hubo ofrecimientos desde la embajada venezolana que van desde puestos de trabajo en la administración publica, carnet de la patria, vivienda, trabajo y otras gollerías. Este no será el primer vuelo ni la única forma de buscar desprestigio. Estamos enterados de que el gobierno venezolano ha comprado boletos aéreos de líneas comerciales para llevar, en grupos más pequeños, a ciudadanos venezolanos con la única intención de descalificar a los que viven en este país.

¿Del grupo que salió del Perú, usted ha podido identificar a alguno de ellos como miembro, activo o no, de su organización o que al menos se acercó a ella?

He podido ver los videos, pero no he reconocido a ninguno que haya participado de nuestras actividades o que haya acudido a nuestras oficinas para regular su situación migratoria. Lo que sí considero importante es investigar si alguno solicitó antes refugio y qué argumentos dieron al momento de solicitarlo. Sería paradójico que hayan pedido protección en el Perú porque sienten que en Venezuela sus derechos fueron vulnerados y ahora digan que regresan porque se les tratará mejor.

¿Se podría considerar a estos como chavistas infiltrados?

No me queda la menor sombra de duda de que lo son y lo hemos manifestado. Además, aquí hay delitos en los que han estado involucrados venezolanos con simpatía hacia el gobierno. Por ejemplo, el denominado Tren de Aragua tiene estrecha relación con altos funcionarios del gobierno venezolano, entre ellos el vicepresidente de Economía Tareck El Aissami, que hasta hace poco era el vicepresidente de la República y fue gobernador del estado de Aragua. Otras de las cosas que hemos visto es que hay desórdenes, hay provocaciones en las redes sociales que lo que buscan es que haya alguna reacción de los ciudadanos peruanos, la misión de estos es generar algún tipo de confrontación entre venezolanos y peruanos para que se desarrollen campañas xenófobas en este país.

¿Todos los delincuentes que han entrado al país son chavistas?

No digo que todos los delincuentes sean enviados por Nicolás Maduro, pero sí es evidente que alguno de ellos forma parte de una política en desarrollo.

¿Qué otras pruebas tienen de que hay chavistas encubiertos en el Perú?

Otras de las pruebas es que quienes han venido alimentando de manera organizada esta campaña de xenofobia en el país sean los integrantes de una organización política llamada Perú Libre, que son claros simpatizantes de las políticas venezolanas que lidera Nicolás Maduro. A nosotros nos llama demasiado la atención que este grupo sea el que esté generando un espacio xenófobo y que a la vez sean simpatizantes del chavismo.

¿Cómo puede asegurar que Perú Libre simpatiza con el chavismo?

La mayor evidencia es que cada vez que realizamos alguna actividad a las afueras de la embajada de Venezuela en Lima, algunos de los candidatos a regidores de ese partido han estado apostados ahí gritando consignas a favor de Maduro y en contra de la oposición. Esa es la clara demostración de que hay un acompañamiento en la forma de pensar. Otra de nuestras pruebas es que el partido Perú Libre forma parte del foro de Sao Paulo, del cual también pertenece el PSUV.

¿Qué más podemos esperar del gobierno de Maduro?

Esto recién está empezando y va a seguir porque lo que él busca es demostrar que las medidas económicas nefastas están mejorando y que el pueblo regresa por ello. Además de esto, también se conoce que hay agentes de inteligencia venezolana en el Perú, de hecho yo mismo he tenido manifestaciones claras de seguimiento. Somos fotografiados por personas que se esconden y esto evidentemente tienen que ver con elementos de inteligencia que el gobierno de Maduro ha enviado a todos estos países para marcar a dirigentes opositores, pero también para hacer un seguimiento del comportamiento de la diáspora venezolana en el Perú.

El presidente Maduro dijo que en Perú hay una campaña “de desprecio, explotación y racismo” contra venezolanos en el Perú. ¿Qué opina sobre ello?

Es imposible de creer que un violador de los derechos humanos, un hombre acusado de cometer crímenes de lesa humanidad, un hombre a quien los países de la región en los próximos días van a denunciar ante la Corte Penal Internacional ahora pretenda venderse como un hombre bondadoso que extiende su mano a venezolanos que en este momento se encuentran en el Perú. Él en su comunicado señala que en el Perú hay una situación de esclavitud, que no se respeta los derechos laborales y eso suena a burla porque en Venezuela en absoluto se respetan los derechos humanos. Hugo Chávez despidió 18.000 trabajadores de la empresa estatal de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) de un solo pitazo. Es una burla escuchar estos tipos de comentarios de Maduro.

Pero hay muestras de rechazo ante los venezolanos a través de las redes sociales e incluso en la actual contienda política.

Sí, pero es importante tener en cuenta que a pesar de todas las adversidades que se pueden encontrar los venezolanos, no solamente aquí en el Perú sino también en otras partes del mundo, hay que saber que estar fuera de casa no es fácil y obviamente trae algunas situaciones y dificultades que debemos saber enfrentar con mucha responsabilidad.

¿Usted se ha sido víctima de xenofobia?

No, nunca. Además, no se puede llamar xenofobia a eso, son procesos naturales que trae toda migración. Cuando vemos a peruanos que nos ayudan en la frontera o en la estación de buses nosotros nos preguntamos ¿dónde está la xenofobia?

¿Cómo piensan los venezolanos responder a las críticas y discriminación de la que algunos son víctimas, especialmente a través de las redes sociales?, ¿Tienen algún plan?

Con trabajo. Incluso tuvimos una asamblea a la que asistieron más de 800 profesionales venezolanos de distintas áreas: médicos, ingenieros, psiquiatras, técnicos, etc., con la finalidad de elaborar proyectos a la orden del Perú para que sean evaluados y puedan ejecutarse. Queremos insertar un gran número de médicos para que vayan a las zonas más alejadas y altas del Perú. En un país donde hay un déficit de 18.000 médicos, están llegando muchos especialistas venezolanos. Tenemos un cirujano cardiovascular periférico que está vendiendo libros en la calle con una especialidad que en el Perú solo tienen 10. Nosotros discutimos este tema y estamos de acuerdo en que queremos ofrecer nuestra experiencia a servicio del noble pueblo peruano. En unos días vamos a presentar un escrito al primer ministro César Villanueva en el que le proponemos un plan de reordenamiento territorial. Eso quiere decir que queremos que se abran espacios para que los venezolanos se puedan trasladar a otras partes del Perú en donde exista la necesidad de algún especialista y podamos apoyar. No podemos pretender que todos los venezolanos vivan en Lima, debe haber un reordenamiento porque acá venimos a trabajar.
Fuente: El Nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s